Rickettsiosis

garrapata

Estas  enfermedades se transmiten a las personas a través de las mordeduras de garrapatas infectadas.

En Argentina  existen principalmente dos zonas de transmisión: en las áreas rurales de las provincias de Salta y Jujuy,  y en la región central del país (en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, San Luis, San Juan y La Pampa).

Las rickettsiosis son enfermedades prevenibles. Dado que no existen vacunas, la prevención consiste principalmente en evitar las mordeduras de las garrapatas que transmiten estas dolencias y en la correcta remoción de estos artrópodos del cuerpo, en caso de contacto.

La utilización de repelentes a base de Dietil Metatoluamida (DEET) en concentraciones del 20-30%; el uso de ropa que cubra brazos y piernas; el ordenamiento y limpieza de los espacios domiciliarios y peridomiciliarios (alisado de paredes y techos, desmalezado) y la desparasitación frecuente de los perros y gatos con los que se convive, constituyen medidas a adoptar en las zonas en las que se sospecha la infestación por garrapatas.

Igualmente, importante resulta, ante la posibilidad de contacto con garrapatas, la meticulosa revisación del cuerpo y en caso de encontrar alguna adherida a la piel, su remoción de modo firme con una pinza fina colocada lo más cercana posible a la piel.

Estas enfermedades también son tratables. El diagnóstico y el tratamiento oportuno reducen el riesgo de padecer complicaciones. Por esa razón, es importante el conocimiento de los principales síntomas.  Tras un periodo de incubación  que oscila de 2 a 10 días luego de la mordedura de una garrapata infectada, algunas de las manifestaciones que pueden aparecer son fiebre, dolores musculares y/o de cabeza,  malestar general, acompañados de exantema (manchas en la piel).

 

Estas enfermedades nos desafían a mantener una vigilancia activa, estar alerta frente a nuevos escenarios de transmisión y a emprender acciones acordes a su carácter prevenible y tratable.

En ese sentido, además de fortalecer las capacidades del personal del sector salud para la vigilancia epidemiológica y el diagnóstico oportuno, se requiere sensibilizar a los grupos poblacionales más vulnerables frente a estas problemáticas, para la adopción de cuidados que disminuyan el contacto con garrapatas y para realizar consultas médicas tempranas ante la sospecha de enfermedad.

En función de ese propósito, se propone a continuación un conjunto de mensajes clave destinados a favorecer en dichos grupos poblacionales, el conocimiento y la adopción de las principales pautas de prevención y cuidado.

img_garrapatas_en_los_perros_como_identificarlas_y_eliminarlas_7319_paso_3_600

Mensajes clave

¿Qué son las rickettsiosis?

Son enfermedades producidas por microorganismos presentes en algunas especies de garrapatas.

 

¿Cómo se transmiten?

Se transmiten a las personas a través de las mordeduras de garrapatas infectadas, por habitar zonas infestadas con estos artrópodos. Esto se da principalmente en ambientes rurales o en las periferias de las zonas urbanas.

No se transmiten de persona a persona.

¿Cuáles son los síntomas?

Fiebre, sarpullido, dolores musculares, y/o dolor de cabeza. Ante la aparición de estos síntomas es importante hacer una consulta médica en el centro de salud u hospital más cercano para recibir tratamiento oportuno, en especial en las dos semanas posteriores a encontrar una garrapata en el cuerpo o si se sospecha de mordedura por las mismas.

¿Cómo se pueden prevenir?

Como no existen vacunas, la prevención consiste en evitar las picaduras de garrapatas a través de las siguientes pautas:

Uso de repelentes

  • Utilizar repelentes que contengan 20-30% del compuesto químico conocido como DEET.
  • Los repelentes se deben aplicar en todo el cuerpo (inclusive en las zonas cubiertas por la ropa).
  • Es importante respetar los tiempos de aplicación que se indican en las etiquetas de estos productos.
  • Los productos con DEET no deben ser aplicados en bebés menores de dos meses de edad.

Uso de ropa adecuada

  • Se aconseja usar pantalones largos, camisetas de mangas largas y medias con el calzado, para evitar que se adhieran garrapatas al cuerpo.

Tenencia responsable de mascotas

  • Perros y gatos pueden transportar garrapatas de un ambiente a otro, facilitando que pasen a las personas. Por eso se recomienda aplicar a las mascotas antiparasitarios externos (collares y pipetas), respetando los métodos e intervalos de aplicación indicados por el profesional veterinario.
  • Los repelentes que contengan piretroides sintéticos (excepto flumetrina) no deben ser utilizados en gatos.

Revisación del cuerpo

  • Después de haber estado en una zona rural o boscosa, en las primeras dos horas posteriores se debe revisar detenidamente todo el cuerpo (principalmente piernas, zona inguinal, axilas, cuello y cuero cabelludo) para buscar garrapatas.
  • Se recomienda repetir este procedimiento, al menos, una vez al día y antes de irse a dormir.
  • En caso de encontrar una garrapata sobre la piel o cuero cabelludo, con una pinza de punta fina sujetar los extremos de la misma lo más cerca de la piel posible, traccionar hacia arriba y en forma continua con firmeza para removerla.
  • Jamás se deben realizar movimientos giratorios para desprenderla, ya que pueden quedar las partes bucales de la garrapata adheridas a la piel.
  • Nunca hay que usar fuego o alcohol para su remoción.
  • Luego de ser removida, se debe limpiar la zona con agua y jabón.

 

Alerta ante síntomas

  • Si en las 2 semanas siguientes a encontrar una garrapata en el cuerpo aparecen fiebre, sarpullido en la piel, dolores musculares, y/o dolor de cabeza, es importante consultar al centro de salud u hospital más cercano, y aclararle al médico este antecedente.

 

Si bien las rickettsiosis pueden afectar a cualquier persona que tenga contacto con garrapatas transmisoras, algunos grupos, como los niños pueden sufrir mayores complicaciones al infectarse. Por eso, es necesario extremar las medidas de cuidado descriptas con respecto a los niños.

INEI-ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán”
Servicio Bacteriología Especial
Email: bacteriologiaespecial@anlis.gov.ar, armitano@anlis.gov.ar

CeNDIE – ANLIS “Dr. Carlos G. Malbrán”
Email: cendie@anlis.gov.ar, pablojesusborras@gmail.com